julana_4x.png
juli_4x.png

“Desde que empecé a meditar me he sentido más tranquila, con más paciencia y mejores ánimos. También me ha ayudado a reducir el estrés y a tener más energía, lo siento sobre todo en los días que estoy más estresada o que dormí poco.

La meditación me ayudó a superar una gran perdida, la muerte de mi abuelo. Después de su muerte me sentía perdida, pero con la meditación lo fui superando. Un día después de la meditación, salí de ella totalmente tranquila y ya no me sentía perdida.

También he dejado de fumar, claro con muchísimas ganas y esfuerzos, pero siento que la meditación me ha dado las fuerzas necesarias.

¡Este tipo de recomendación se la recomiendo a todos! Es fácil, y la puedes hacer en cualquier lado, te cambia la vida.”

-Juliana Rico, 29, Maestra de Preescolar y Psicóloga.