"Es chistoso cómo da vueltas la vida. A Isa la conocía del colegio. La había visto y sabía quién era, pero en verdad nunca fuimos amigas. Un día, un amigo muy cercano me la presentó como su novia y empezamos a llevarnos. Este tipo de sincronicidades o cosas que pasan en su tiempo perfecto, especial, divino y por una razón, me encantan. Son las que hacen que me de cuenta como cada persona entra en tu vida por algo y para algo en específico. Nada es coincidencia, todo tiene una razón de ser y a mi Isa me cambió la vida.

 

Mi historia con la meditación empieza hace muchos años antes de conocer a Isa y la Meditación Védica. Desde chiquita he tenido temas intensos con el miedo, las fobias, la ansiedad y los ataques de pánico. Infinitas búsquedas para encontrar la paz mental me llevaron a probar meditaciones guiadas para la ansiedad, para el miedo, para la seguridad; meditaciones con hipnosis, con malas y alguna otra, además de terapias e infinitas medicinas. Ningún tipo de meditación me ayudó a largo plazo hasta que conocí la Meditación Védica.

 

Creo que todo pasa en un momento perfecto y pasa cuando tiene que pasar. Así me pasó a mi. Aprendí a meditar cuando más lo necesitaba, cuando mi vida empezó a cambiar mucho y hoy estoy segura que no hubiera podido sobrellevar lo que he sobrellevado sin meditar. Para mi los 40 minutos al día de meditación son sagrados. Es el único momento que tengo para mi, para cuidar de mi, para consentirme y para entenderme.

Es chistoso, cuando empecé a meditar estaba cansadísima. No podía ir a trabajar sin tener que dormirme en el trabajo. Estaba purificándome, sacando toda la porquería, toda la ansiedad, todos los miedos y todo el estrés que había guardado tantos años. Me empecé a sentir más ligera, más sana, más tranquila y más yo.

 

Meditando he experimentado cosas increíbles. He viajado al espacio experimentando una experiencia cósmica, he sido parte del Universo y me he sentido una con él (y juro que no me fumé nada en el proceso). He hecho conexiones profundas con otras personas a nivel de almas. He llorado, llorado fuerte e intenso. He reído. Me he acordado de cosas que no recordaba que habían pasado. He visto cosas que no han pasado y a gente que no recordaba. También he visto a gente que ya no está y les he visto bien. He conectado conmigo misma como nunca lo había hecho. He aprendido de mi misma más que nunca. He llegado a conocer mis miedos. He sentido ansiedad durante la meditación sólo para saber que la estaba liberando, que la estaba dejando ir, dejándola en el pasado.

Hoy sé lo que es dormir bien. A través de los años había dejado de dormir y el insomnio era casi mi mejor amigo. La meditación ayudó a que volviera a dormir y más que nada a descansar. El día que no medito no me siento bien, no duermo, no estoy tranquila y de verdad estoy más propensa a sentir ansiedad. Hoy también sé lo que es estar tranquila. He sentido la paz, la perfección de la vida y la felicidad absoluta.

 

Para mi, todo se reduce a ese momento en la meditación cuando siento que mi pulso disminuye y mi respiración es lenta; ese momento donde siento que vuelo, que no estoy, que soy parte de la vida y soy poderosa, única y perfecta en ese preciso instante. Y cuando terminó de meditar, cuando todo sale bien, cuando todo fluye y todo tiene sentido, cuando no existe la ansiedad ni el miedo, no existe lo malo, solo lo bueno... Es ahí cuando agradezco infinitamente, siempre y para siempre, haberme topado con Isa y haber aprendido a meditar.

¡GRACIAS!”
-Mariana, 31 años. 

Isabel Keoseyan

Meditación Védica​

contacto@isabelkeoseyan.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2017 by Isabel Keoseyan.

Isabel es una maestra independiente de meditación. No está afiliada en ninguna manera con la Fundación Maharishi ni con ninguna marca registrada, programa u organización que está afiliada con, o concesionario de la Fundación Maharishi.
Isabel enseña Meditación Védica y fue entrenada a enseñar en esta forma de meditación por Thom Knoles, quien continúa enseñando Meditación Védica. Thom fue entrenado como maestro de Meditación Trascendental (“MT”) por Maharishi Mahesh Yogi (“Maharishi”), y lo enseño por más de 25 años con organizaciones afiliadas a Maharishi. Desde 1997, Thom ha continuado enseñando meditación en la misma manera que lo aprendió de Maharishi y lo ha hecho independientemente y separado de las organizaciones de Meditación Transcendental. La Meditación que Thom Knoles enseñó por más de 25 años con las organizaciones de MT y “Meditación Transcendental” ha sido sujeta a cientos de estudios científicos mostrando una amplia gama de beneficios al ser practicada regularmente. Estos estudios, que se refieren a esta forma de meditación usando el nombre de “Meditación Transcendental” o “MT” apoyan los beneficios obtenidos de práctica constante y regular de Meditación Védica, a la cual nos referimos arriba. La Meditación Védica no tiene la intención de ser un sustituto de un diagnostico medico profesional o tratamientos. Siempre consulta un médico respecto cualquier condición médica.