Los Propósitos de Año Nuevo


Cada año tenemos la oportunidad de empezar de cero, de olvidarnos de lo malo que sucedió y de tratar de cumplir toda una nueva serie de metas. Eso hace enero un mes muy especial. Ya que es un mes en donde planeamos todos los cambios positivos que queremos en nuestra vida, nuestras metas y deseos a cumplir.

Los propósitos que queremos lograr pueden variar desde enflacar 10 kilos, ponernos en forma hasta viajar más, hacer más dinero, ser mejor persona, etc. Sea cual sea nuestro propósito de año nuevo, es un propósito válido siempre y cuando nos demos cuenta de la razón de porque queremos lograrlo.

Es importante ver la capa que existe debajo del propósito. La primera capa es el propósito en sí, y la segunda capa es darnos cuenta de la razón o la moraleja que hay detrás del propósito. Por ejemplo, a lo mejor queremos enflacar 10 kilos y cuando analizamos la razón nos damos cuenta que es porque en realidad pensamos que si estamos más flacos entonces el mundo nos va a aceptar más. O a lo mejor nuestro propósito es viajar más, y nos damos cuenta que la razón puede ser porque no nos gusta nuestro trabajo y sentimos la necesidad de darnos unas escapadas unas veces al año para reencontrarnos con nosotros mismos.

Las razones pueden ser muchas, pero una vez que entendemos el porqué, se nos abre un panorama y una conciencia de oportunidades para lograrlo. Nos damos cuenta que no necesariamente necesitamos cumplir esos propósitos en sí para lograr lo que realmente queremos. Y entonces al darnos cuenta de esto podemos cambiar la manera en la que llegamos a nuestros verdaderos propósitos y los podemos lograr de manera mucho más eficiente y real.

Entonces, si lo que queríamos lograr al enflacar 10 kilos era ser más aceptado por el mundo, a lo mejor nos damos cuenta que no es necesario cambiar nuestra apariencia física pero más bien necesitamos cambiar nuestra actitud. A lo mejor empezamos a ser más amables y a dar más amor a todos con los que cruzamos camino. Y espontáneamente nos doy cuenta de que el mundo me está aceptando por quien realmente soy.

Hagamos el ejercicio de analizar porque estamos tomando las decisiones o las acciones que estamos tomando. Y una vez que nos damos cuenta de esto, ampliamos nuestra conciencia y podemos logramos nuestras metas desde un lugar mucho más puro y real.

También hay que darnos cuenta de que el cambio a algo positivo siempre está abierto a nosotros. No nos tenemos que esperar a que termine el año o el mes, o la semana para hacer el cambio que creamos necesario en nuestras vidas. Cada vez que tengamos una intención y hayamos analizado la razón detrás, hagámoslo y hagámoslo con todo el amor que existe en nuestro corazón.


Entradas destacadas
Entradas recientes