¡Felíz día del amor y la amistad!


“Amar es reconocerte a ti mismo en el otro” –Eckhart Tolle-

Cada ser vive su vida de acuerdo a su nivel de consciencia. Alguien con un nivel de consciencia poco elevado y con mucho estrés va a ver la vida de manera injusta y poco agradable. Alguien con un nivel de consciencia muy elevado ve la vida de manera amorosa e increíble.

Cuando encontramos a alguien que potencialmente podría volverse alguien importante en nuestra vida, ya sea amigo o incluso pareja, lo que nos une y nos conecta son las cosas que tenemos en común con ellos. Si a esa persona le gusta la pizza y a nosotros también entonces formamos un punto de conexión. Si a esa persona le gusta ir al cine y a nosotros también entonces formamos más puntos.

Entre más nos parezcamos a alguien, más fuerte es la conexión. Entre menos nos parezcamos a alguien menos fuerte es la conexión.

Por eso es que amar es reconocerte a ti mismo en el otro.

Cuando meditamos la idea que tenemos de lo que somos se expande de manera exponencial. Pensemos que somos una ola en el océano. Esa ola es nuestra personalidad, nuestros gustos y disgustos, nuestra historia de vida y todo lo que creemos que somos. Cuando meditamos y trascendemos la ola se aplana y entonces vivimos la experiencia del océano, vivimos la absoluta consciencia. Ese océano es lo absoluto, de donde sale el potencial infinito que crea todo el mundo relativo.

Cada vez que meditamos y tenemos la experiencia del océano absoluto, nos damos cuenta de que no únicamente somos la ola, pero también somos todo el océano. La ola no está separada del océano, son uno mismo. Al darnos cuenta de esto, empezamos a sentirnos más conectados con todos los seres vivos. Porque entendemos que ese mismo océano de donde sale la ola que me crea a mí, es el mismo océano que crea todas las olas del mar, que crea todos los seres vivos.

Cuando meditamos se amplía nuestra consciencia, nuestra idea de lo que somos y crece nuestra conexión con todos los seres vivos. Entonces en lugar de conectar únicamente con aquellos que se parecen a mí, ahora empiezo a conectar con todos los seres vivos porque entiendo que en realidad esa consciencia que toco al trascender es la consciencia que forma todo. Entonces realmente estamos conectado con absolutamente todo y empezamos a sentir amor por todo lo que nos rodea.

Como mi idea de quién soy se expande, entonces mi amor también se expande. Podemos sentir amor por una flor, por un árbol, por una persona que vemos caminando en la calle y por todo lo que me rodea.


Entradas destacadas
Entradas recientes