El Sacrificio


“La cosa importante es esta: poder ser capaz, en cualquier momento, de sacrificar lo que somos por lo que podemos llegar a ser.” –Maharishi Mahesh Yogi- El cambio es lo único constante y es lo que siempre está sucediendo en todo momento. Es importante que sepamos que el cambio siempre nos está haciendo evolucionar. Aunque en el momento parezca difícil de ver o entender, en algún momento lo agradeceremos porque nos llevó a donde estamos ahorita, a nuestra mejor versión del momento. Tenemos que sacrificar la persona que somos ahorita para permitir que una persona más completa, más sabia, más amorosa, más empática, más feliz y mejor llegará en su lugar. Es incómodo y es doloroso, pero si nos lo permitimos y no luchamos contra este crecimiento viviremos una vida sin fricción. Sabiendo y confiando que todo lo que nos trae el universo son cosas que podemos manejar y que están aquí para que podamos seguir creciendo hace que entonces tengamos la habilidad de vivir la vida de la mejor manera posible. Si se caen cosas de nuestra vida es porque ya sirvieron su propósito para darnos el crecimiento que fue necesario en ese momento. Las cosas que ya no nos ayudan a crecer se desvanecen de manera natural. Pensemos en una serpiente, como después de cierto tiempo tiene que dejar la piel que tenía para habitar una nueva. Una piel que es más relevante, una piel nueva que va a permitir que se mueva y se deslice mejor. La serpiente tiene que sacrificar su piel vieja que ya cumplió su propósito para así poder habitar una piel nueva que es más relevante para su nuevo estado. Es común que cuando estemos al borde de un cambio significativo sintamos miedo, dolor y tristeza. Siempre nos asusta lo que no conocemos. Estando en India, meterse al Ganges en la mañana es tradición. Antes de hacerlo siempre uno siente miedo hasta el punto de arrepentirse y no querer hacerlo. Una vez sumergido y sintiendo el efecto tan purificador y energizante del rio sagrado, uno se pregunta porque había sentido tanto miedo antes de meterse. La idea del suceso es mucho peor que el suceso en sí. Y esta metáfora se aplica perfecto a nuestra vida diaria. Tenemos que sacrificar nuestro ser viejo para poder habitar el nuevo. El cual nos empuja a una ruptura para avanzar hacia el progreso. Nos da revelaciones sobre la verdad de nuestro ser y nos da soluciones a la vida para así movernos hacia el camino de menor fricción y mayor felicidad. Esto nos abre la ventana para crear circunstancias nuevas y mayor felicidad en nuestra vida.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square