Cuando otros nos juzgan.

Lo que dice Susan de Sally, dice más sobre sobre Susan que sobre Sally.

Muchas veces nos enfrentamos con que sufrimos cuando sabemos que hay personas que nos juzgan. A veces incluso podemos enterarnos o escuchar que hay gente que está hablando mal de nosotros. Puede que las personas que nos juzguen sean personas muy cercanas a nosotros o puede que sean extraños en la calle. Cuando escuchamos que están diciendo cosas malas de nosotros, nos enfurecemos y nace en nosotros un impulso de juzgarlos de regreso, hablamos mal de ellos o también queremos corregirlos y tratar de probarles que están equivocados. Nos dan ganas de tratar de darles explicaciones y decirles porque hemos tomado las acciones que hemos tomado y que ellos están mal en juzgarnos.

La verdad es que lo que las personas pueden o no decir de nosotros no es una reflexión de nuestro estado de conciencia, sino que es una reflexión de su estado de conciencia. Lo que las personas dicen o piensan de nosotros realmente no es nuestro problema, es problema de ellos. Cuando alguien nos juzga, está juzgando desde su perspectiva, desde su historia de vida, desde sus experiencias y sin entender nuestra propia experiencia e historia de vida. Por lo que cuando alguien dice algo de nosotros, realmente lo que dice o piensa habla más de ellos y de su vida que de la nuestra.

Por eso es que la próxima vez que nos encontremos en una situación en donde queremos juzgar o criticar, hay que tomar en cuenta esto. Hay que tomar en cuenta que estamos juzgando desde nuestra perspectiva y nuestra historia de vida. Realmente no sabemos las razones de porque las personas son como son y probablemente si hubiéramos vivido todo lo que esa persona ha vivido, es probable que estaríamos tomando las mismas decisiones que ellos.

Cuando somos regulares con nuestra meditación vedica, el estrés acumulado en nuestro cuerpo a causa de experiencias difíciles que hemos tenido en nuestra vida se disuelve. Por lo que entonces vemos la vida con ojos nuevos. Cuando pasa esto, ese impulso de juzgar ya no está ahí. Y por lo mismo, cuando alguien nos juzga, no sentimos la necesidad de juzgarlos de regreso. Si no que simplemente entendemos que lo que piensan vienen de su experiencia de vida y por situaciones que han vivido. Por lo que entonces nos volvemos mucho más compasivos y cuando vemos y convivimos con personas sabemos que actúan como actúan por las situaciones que les ha tocado vivir. Y cuando esto sucede, todas nuestras relaciones y amistades mejoran. Aprendemos a no juzgar y simplemente sabemos que todo el mundo actúa conforme lo que ellos creen que es lo correcto en el momento.

#criticajuzgardepresion #juzgar #compasion

Entradas destacadas
Entradas recientes