Nos Merecemos lo Mejor


Cada ser humano en el mundo actúa conforme lo que ellos creen que es correcto. Nos ha llegado a pasar que nos peleamos con un ser querido y decimos cosas que realmente no queríamos decir. Y nos sorprendemos a nosotros mismos con nuestras palabras y acciones. Porque sabemos que realmente somos buenas personas que queremos hacernos el bien no solo a nosotros mismos, pero también a otras personas. Cuando actuamos de estas maneras es porque no somos realmente nosotros los que estamos hablando, es el estrés el que está hablando, el sufrimiento que hemos vivido que se apodera y saca esta versión de nosotros que no es la ideal. Sabiendo que ya sea siempre o en el fondo somos realmente buenas personas es importante no solo intentar siempre sacar la mejor versión de nosotros mismos si no también saber que siempre nos merecemos lo mejor y tenemos que luchar por ello.

Merecer y tener lo mejor puede no significar lo mismo para todos. A lo mejor para alguna persona tener lo mejor es viajar en primera clase a los mejores hoteles del mundo comiendo en los restaurantes más finos. A lo mejor para otra persona puede ser viajar en bicicleta, acampando y disfrutando de la naturaleza. Cada quien tiene su versión de lo que es mejor para ellos y tenemos que honrar y respetar eso. No hay tal cosa como “esto es lo mejor para todos”. Porque no todos tenemos la misma historia de vida, los mismos sentimientos, no disfrutamos todo de la misma manera ni tampoco actuamos de la misma forma.

Es siempre muy importante poder escuchar realmente lo que nuestra intuición nos dice y a donde nos lleva y lo que realmente nos parece encantador en la vida. A veces el intelecto nos quiere llevar por otro camino pensando en que estamos mal o que la sociedad juzgará nuestras acciones. A veces dejamos nuestras preferencias pensando que mejor debemos de hacer lo que todo el mundo piensa que es “correcto”. Pero no hay nada más importante en la vida que ser honestos con nosotros mismos y poder vivir la vida que nosotros creemos correcta. Porque nadie sabe más lo que es correcto para nosotros más que uno mismo.

Nuestra historia de vida, nuestros duelos, dolores y los momentos difíciles que hemos vivido a veces nos hacen comportarnos en maneras irrelevantes. Por todos esos estreses a veces es difícil poder escuchar ese instinto y ese encanto que sutilmente nos dice a dónde queremos ir. Ya que muchas veces el intelecto y las opiniones de los demás nos bloquean un poco de poder escuchar y sentir lo que realmente queremos. La meditación nos ayuda a quitar estreses viejos y a desbloquearnos de ellos, asimismo también nos permite tener la libertad de poder escucharnos a nosotros mismos y poder hacer todo aquello que para nosotros es lo mejor y poder luchar para llegar a eso. Una vez que entramos en contacto con eso y podemos vivir una vida que para nosotros es la mejor, entonces realmente entramos en libertad no solo de sacar esta mejor versión de nosotros sino también de vivir una vida que es correcta para nosotros y en donde podemos vivir a nuestro potencial más grande y así disfrutar y vivir la vida en la manera más armoniosa y feliz posible.


Entradas destacadas
Entradas recientes