Los errores no son errores…


“Cualquier acción, por lo general, siempre es mejor que no tomar acción, especialmente si has estado atorado en una situación infeliz por mucho tiempo. Si es un error, por lo menos aprendiste algo, por lo que ya no sería un error. Si te quedas atorado, no aprendes nada” -Eckhart Tolle-

Hay veces en la que nos encontramos en situaciones en las que no estamos felices, ya sea nuestro trabajo, nuestra relación, nuestra ciudad, nuestro país, cualquier cosa. Aun estando conscientes de que alguna situación no nos hace feliz, muchas veces nos da miedo hacer un cambio para remediarlo. Incluso hay veces que preferimos quedarnos en la situación infeliz que hacer algo diferente en donde hay una posibilidad mucho más grande de que estemos felices.

Nos da pavor cometer errores y arrepentirnos. La realidad es que “hubiera” no existe, no hay manera de cambiar los sucesos pasados. Pero si podemos cambiar nuestra reacción y tomarlo como un aprendizaje. Tenemos siempre que tener en mente que cuando tomamos alguna decisión, aunque después creamos que fue un error, es porque en ese momento, era lo correcto para nosotros. Si después las cosas no resultaron como lo teníamos planeado es porque eso era lo que nos tocaba vivir y había una lección de vida en ese supuesto error.

La vida tiene un sinfín de altos y bajos y tenemos que saber cómo adaptarnos a ellos. Si la vida fuera una línea recta no tendría nada de diversión. El chiste de la vida es saber cómo levantarnos cuando nos caemos. No podemos vivir pensando en que no podemos tomar decisiones por miedo a equivocarnos. El único real error es no hacer nada, es quedarnos estancados. Si al cambiar algo, resulta ser un error, no pasa nada, que increíble, viviste. Lo importante no es el error, si no aprender de la experiencia del error.

Si no hubiéramos cometido los errores que hemos cometido no estaríamos parados aquí hoy en día. No seriamos la persona que somos. Y somos personas con infinito potencial que tenemos mucho que dar al mundo y al universo. Cuando meditamos, entramos en contacto con este infinito potencial y nos damos cuenta de la magnitud y de la perfección del universo. No hay errores, hay lecciones y todo es exactamente como tiene que ser.

Entonces no nos dejemos paralizados por el miedo a errar. Errar se vale. Lo que no se vale es quedarnos estancados. No hay tal cosa como un error porque siempre hay aprendizaje. Entonces sigamos nuestro camino, mirando hacia delante y siguiendo lo que sea que tengamos que hacer. Si nos caemos, sabemos que tenemos las herramientas perfectas para levantarnos, y saber que cuando lo hacemos nos levantaremos más fuertes que nunca. Porque lo que no nos mata, nos hace más fuertes.


Entradas destacadas
Entradas recientes