AHAM BRAHMASMI


Esta frase en sanscrito significa “Yo soy la totalidad” y es un de las frases más importantes dentro de la tradición védica. Esta frase da la enseñanza perfecta y sencilla de lo que somos, y somos absolutamente todo. Todo ser, toda cosa en existencia viene de exactamente lo mismo. Venimos de lo absoluto, de lo no manifestado, de ese campo y universo infinito de potencial y consciencia. Cuando meditamos y trascendemos experimentamos ese campo. La razón por la que podemos experimentarlo, aunque vivíamos en un mundo relativo y siempre cambiante, es porque ese mundo absoluto está dentro de nosotros. Es nuestro origen y como tal, vive en nosotros mismos. Cuando meditamos nos acercamos a ese estado e incluso cuando trascendemos, lo experimentamos. Experimentamos la consciencia pura; la consciencia experimentando consciencia. No nos damos cuenta de que estamos en este momento o en este lugar hasta que salimos de él. Pero experimentar ese estado (o acércanos a él), tiene un efecto muy poderoso en nuestra fisiología y en nuestra mente. Nuestra mente se empapa de ese estado, entonces al salir de la meditación la mente ya actúa desde esa totalidad y la sentimos en nuestra vida diaria. Redescubrimos nuestra verdadera realidad y nuestro verdadero ser. Todo ser vivo, todo ser existente, por el simple hecho de existir viene de lo absoluto. Y como todos venimos ese estado, nosotros también somos la totalidad. Venimos de ella y somos ella. Por eso es que esta frase, AHAM BRAHMASMI, representa una de las verdades más prominentes del Veda. Con nuestra práctica diaria de meditación y al estar en constante contacto con el estado absoluto, como meditadores empezamos a sentirnos más empáticos, más amorosos, más pacientes y más conectados con absolutamente todo. Nos damos cuenta de nuestra totalidad y como está viva en absolutamente todo.


Entradas destacadas
Entradas recientes